Crecimiento y Desarrollo

Dedicada a la conceptualización y normalización del crecimiento y desarrollo de la población cubana

CRECIMIENTO Y DESARROLLO: CARACTERÍSTICAS GENERALES Y PECULIARIDADES EN LAS DITINTAS ETAPAS DE LA VIDA

Características generales: este proceso tiene un conjunto de características generales, entre ellas se destacan las de ser:

Multidimensional: se caracteriza por la ocurrencia de cambios que se producen al unísono en diferentes dimensiones: en el físico, en las habilidades motoras, en la capacidad de pensar, de razonar, de sentir y de relacionarse con los demás. Por ello, la descripción y evaluación de este proceso en los niños debe de tomar en cuenta todos los aspectos que este abarca.

Integral: todos los componentes de este proceso se encuentran interrelacionados por lo que deben ser considerados en conjunto ya que las variaciones que ocurren en una dimensión influyen sobre el comportamiento de las otras y viceversa. Por ejemplo, la alimentación del niño - que es un elemento clave para su desarrollo físico - es un proceso social en el que, sobre todo en los primeros años de la vida, se produce una interacción entre el pequeño y su madre o la persona encargado de cuidarlo; si este proceso no funciona de manera adecuada, por dificultades en la salud social o psicológica de alguno de ellos, esto afectará el progreso del crecimiento del niño aún cuando la disponibilidad de alimento sea adecuada.

Continuo: este proceso se inicia en el momento de la concepción y continúa a lo largo de toda la vida. Ello significa que cualquier cambio en las condiciones del medio en que un niño se desarrolla puede afectar o favorecer lo que ya se ha logrado. Si un medio es permanentemente desfavorable, la afectación ocurrirá de forma acumulativa y el déficit consecuencia de ello llegará un momento en que no será recuperable; por el contrario, si se toman medidas adecuadas se podrá lograr una recuperación de este proceso.

Ocurre en un proceso de interacción: el niño crece y se desarrolla en un medio físico y social con el cual interactúa, de ahí que la promoción de este proceso no puede estar constituida por acciones dirigidas solo al niño sino que es necesario actuar sobre el medio, las personas y los objetos con que él se relaciona.

Único: aunque existen determinadas pautas o secuencias en el proceso de crecimiento y desarrollo de los niños, el momento en que diferentes hechos ocurren, sus características y velocidad varían de un niño a otro. Esta variación es el resultado de la interacción entre las potencialidades genéticas del niño y el medio en que se desarrolla.

Peculiaridades en las distintas etapas de la vida:

En las diferentes etapas de la infancia, niñez y adolescencia el proceso de crecimiento y desarrollo va a adquirir peculiaridades inherentes a cada período. Entre ellas se encuentran:


Esta etapa incluye todo el período que media entre la fecundación del óvulo de la madre hasta el momento del nacimiento del niño, es decir, todo el embarazo, cuya duración oscila entre 38 y 42 semanas, con una media de 40. El crecimiento prenatal comienza con la primera división que realiza el óvulo fecundado que en el momento de la concepción tiene un peso de 0,005 mlg.  y un diámetro de 0,1 mm. La velocidad de crecimiento es tan elevada en estas primeras etapas de la vida que, al nacer, ese óvulo habrá aumentado en más de mil millones de veces su peso ya que, aproximadamente, el promedio del peso de los recién nacidos es de unos 3,5 kg y en más de cinco mil veces su longitud, de modo que los niños al nacimiento miden, aproximadamente, unos 50 cm. Para tener una idea de cuan alto es este ritmo de crecimiento bastaría con compararlo con el que ocurre en los próximos 21 años en que el recién nacido logrará convertirse en un individuo adulto de dimensiones normales aumentando su estatura sólo en tres y media veces (130 cm) y 20 veces su peso (70 kg).
Esta velocidad no es constante durante todo el embarazo siendo mucho más rápida en los primeros meses de vida intrauterina. Esta etapa puede dividirse, a su vez, en tres períodos de tres meses cada uno:

  1. Primer trimestre o período embrionario
  2. Segundo trimestre o período fetal precoz
  3. Tercer trimestre o período fetal tardío

Esta etapa  comprende el primer mes de vida del niño.
 Las proporciones corporales del recién nacido difieren de la de los niños mayores. La cabeza es relativamente grande, la cara redonda y la mandíbula pequeña. El tórax es redondeado, el abdomen prominente y la extremidades relativamente cortas. 
El peso puede disminuir durante los primeros días de la vida hasta un 10% con relación al del nacimiento, debido a la excreción del exceso de líquido extravascular y, posiblemente, a una ingesta escasa. A medida que el calostro es sustituido por leche de mayor contenido en grasa, que el lactante aprende a succionar de modo más eficaz y que las madres se habitúan a las técnicas de alimentación, los recién nacidos vuelven a ganar peso, superando el peso neonatal alrededor de las dos semanas y aumentando aproximadamente una onza diaria.

Comprende el período entre 1 y 11 meses. La ganancia mensual promedio del peso y la talla durante el primer año de vida es la siguiente:

Edad (meses) gr/ mes cm/ mes
0 - 3 960 3,5
3 - 6 600 2,0
6 - 9 480 1,5
9 - 12 360 1,2

Los niños nacidos a término generalmente aumentan aproximadamente unos 30 gr. por día en los primeros tres meses,  20 gr entre tres a seis meses, 15 gr entre seis a nueve meses y unos 12 diarios entre nueve a doce meses. Habitualmente duplican el peso del nacimiento alrededor de los 5 meses y lo triplican al año. La talla del lactante normal se incrementa  unos 25 ó 30 cm durante el primer año. La circunferencia de la cabeza se incrementa hasta unos 44 cm a los 6 meses y a 47 cm al año; es algo mayor que la circunferencia del tórax al nacimiento pero deviene aproximadamente igual al año.

Un procedimiento práctico para la estimación aproximada del peso y la talla promedio de niños normales consiste en la aplicación de las diferentes fórmulas

En esta etapa disminuye la velocidad del crecimiento, con la consiguiente reducción de las necesidades nutritivas y del apetito. El niño promedio gana  en este período alrededor de 2,5 kg y unos 12 cm. La grasa subcutánea disminuye notablemente y el niño comienza a adoptar una figura más estilizada. El crecimiento del cerebro disminuye durante esta etapa y, de este modo, la circunferencia  cefálica solo aumenta unos 2 cm en el segundo año. Al final de este período el cerebro ha alcanzado las 4/5 partes de su tamaño adulto.

La velocidad del crecimiento somático y cerebral continúa disminuyendo con la consiguiente reducción del apetito. Entre 2 a 5 años, la ganancia promedio es de alrededor de 2 Kg de peso y de 7 cm de talla por año. El abdomen se  aplana y los niños se hacen más esbeltos que en etapas anteriores.

Constituyen un período relativamente estable de crecimiento en el que los niños crecen como promedio entre 3 a 3,5 Kg y unos 6 cm por año. La circunferencia cefálica solo aumenta unos 2 a 3 cm  y al final de este período el cerebro ha alcanzado la talla adulta.

Entre los 10 a 20 años los niños sufren rápidos cambios en el tamaño, la forma y la fisiología corporal que dan lugar a la transformación del individuo adulto, apto para la reproducción.
Aparecen signos puberales o de desarrollo sexual en el niño y en las niñas.

Crecimiento y Desarrollo® Propiedad de la FCM "Julio Trigo López" "Crecimiento y Desarrollo"
Este sitio está dirigido a los Estudiantes de las Ciencias Médicas. Válido XHTML | CSS