Crecimiento y Desarrollo

Dedicada a la conceptualización y normalización del crecimiento y desarrollo de la población cubana

VARIABILIDAD EN LOS PATRONES HUMANOS DE CRECIMIENTO

Existe un patrón único de crecimiento para cada niño pues este es el resultado de la interacción de las características heredadas de sus padres y el medio ambiente en que él se desarrolla, lo que explica los amplios límites de la variabilidad que normalmente existe en las poblaciones. De este modo, se puede señalar que los factores que influyen en este proceso son numerosos y se clasifican en dos tipos: factores genéticos y factores ambientales. Ambos actúan de tal forma que no puede precisarse la participación de la proporción de cada uno de ellos en el desarrollo del individuo, representando dos partes de un todo indivisible.

Determinan la dirección y secuencia del crecimiento. La regulación genética de este proceso es la resultante del efecto de muchos genes que han sido transmitidos tanto por el padre como por la madre. Esto  es válido para todas las medidas corporales y el desarrollo sexual. Para hacer esto más complejo hay evidencias de que los genes que controlan el ritmo de crecimiento son en parte independientes de los que regulan las dimensiones finales alcanzadas por el individuo.

Afectan la velocidad del crecimiento e incluso el resultado final de este proceso. Entre ellos tenemos: enfermedad, nutrición, escolaridad, ocupación, localidad, ingreso monetario, condiciones de la vivienda, tamaño de la familia y perturbaciones psicológicas, entre otros. La influencia de estos factores sobre el individuo se realiza directa o indirectamente. Se acepta que las condiciones socioeconómicas influyen sobre el crecimiento del niño, pero esta acción es indirecta ya que ellas actúan a través de la enfermedad y la nutrición que son factores de acción directa.
En la interacción entre factores genéticos y ambientales, los primeros tendrán la mayor posibilidad de expresarse a medida que las condiciones del medio les sean más favorables; en caso contrario, ante condiciones adversas los factores hereditarios verán limitada la manifestación de su potencialidad que está en dependencia de la intensidad y la duración de la afectación.  Además, la afectación será mayor durante las etapas de más rápido crecimiento que incluyen

- Período anterior al nacimiento
- Primeros cinco años de la vida
- Adolescencia

Existen diferencias entre los sexos en la sensibilidad a los estímulos ambientales, parece que tanto los cambios favorables como los desfavorables ejercen modificaciones primero en los niños que en las niñas y que solamente estímulos más fuertes inducen variaciones en el comportamiento del sexo femenino, lo que puede deberse a la presencia de dos cromosomas X en las hembras.

Estas diferencias también se hacen muy evidentes durante la aceleración del ritmo de crecimiento de la adolescencia. Este fenómeno, que tiene la característica de producirse más temprano en el sexo femenino, condiciona que durante un período de tiempo las niñas aventajen a los varones en la talla, sin embargo, por ser el estirón más intenso y prolongado en el sexo masculino, los niños en determinado momento vuelven a obtener la supremacía en talla. Como es lógico, mientras más temprano se produzca el desarrollo puberal, más temprano se producirá el cruce de los valores de estatura en ambos sexos.

El mejoramiento de las condiciones ambientales es la causa más importante de la maduración temprana; por lo tanto, ante buenas condiciones el cruce de las curvas de estatura de ambos sexos ocurrirá más temprano y viceversa. En un estudio efectuado en niños y adolescentes de la ciudad de La Habana durante 1998 se constató que el cruzamiento inicial ocurrió a los 9,0 años y el final a los 13,1 años.

La diferencia en la estatura adulta entre hombres y mujeres también se considera una expresión de las influencias ambientales. La mayor ecosensibilidad del sexo masculino condiciona un acercamiento de los valores de la talla de los varones a los de las hembras- que tienden a ser más estables- cuando las influencias del medio no son favorables, lo contrario ocurre cuando las condiciones ambientales son adecuadas. En la ciudad de La Habana, esta diferencia era de unos 12,5 cm en el año 1972 mientras que en 1998 era de 13,3 cm; también en estudios realizados en becarios africanos residentes en Cuba, que durante su niñez vivieron en condiciones menos favorables, se encontraron menores diferencias que las observadas en la población cubana.

A consecuencia de la interacción entre los factores genéticos y ambientales ocurren diferencias en el crecimiento de los diferentes grupos poblacionales  que se expresan en dos categorías básicas: los gradientes sociales y la tendencia secular.

De lo antes señalado puede concluirse la importancia que tiene el estudio de la variabilidad del crecimiento de los niños y adolescentes y, por ende, la realización sistemática de estudios del crecimiento y desarrollo infantil, tanto a nivel individual como poblacional. Entre los elementos a destacar, un Comité de Expertos de la Organización Mundial de la Salud ha señalado los siguientes:
a) Es el indicador mas utilizado para evaluar el estado sanitario y nutricional de los niños
b) Proporciona una excelente medida de las desigualdades que afectan a la población en cuanto al desarrollo humano.
c) Constituye el procedimiento mas adecuado para evaluar los cambios que ocurren en la calidad de la vida y el bienestar de los niños con el decursar del tiempo.
d) Indispensable su atención por parte de los formuladores de politicas por considerarse el mejor indicador global de la salud de los niños y por ser un requisito para el progreso socioeconómico de las naciones a largo plazo.

Crecimiento y Desarrollo® Propiedad de la FCM "Julio Trigo López" "Crecimiento y Desarrollo"
Este sitio está dirigido a los Estudiantes de las Ciencias Médicas. Válido XHTML | CSS